Ars Poetica

Boutique de poesía

De todas las vidas que no pude tener

Prólogo de Ilia Galán

  

Dice Ilia Galán en el prólogo de este libro que Eliseo Bayo es un caso de precocidad intelectual, política y social. Escribió su primera novela a los 12 años, y a los 13 su primer ensayo político filosófico que tituló El Cisma de Occidente. A los 18, se presentó al Premio Boscán de Poesía. A los 20 tradujo del latín los capítulos inéditos en español de Las Confesiones, de San Agustín (Plaza & Janés). Fue corresponsal clandestino de Radio España Independiente en el Penal de Burgos. Ha publicado 42 libros, y tiene 28 inéditos, entre ellos 14 de poesía. Tradujo y aprendió de memoria los 473 hexámetros de la primera Ars Poética, la Carta a los Pisones, de Horacio, y las Tristia, de Ovidio. Ha publicado dos libros de poesía, Dios Toro Poderoso y El Cielo es nuestra Casa. Eliseo Bayo, dice Ilia Galán, es un revolucionario con momentos de aventurero que lo asemejan a un personaje romántico, y un rebelde legendario. Este es su testamento de todas las vidas que pudo tener.

Colección
2 | CARPE DIEM
Idioma
  • Castellano
EAN
9788494661624
ISBN
978-84-946616-2-4
Páginas
112
Ancho
14 cm
Alto
21 cm
Edición
1
Fecha publicación
04-01-2017
Edición en papel
12,00 € Añadir al carrito
También disponible en

Sobre Eliseo Bayo Poblador

  • Eliseo Bayo Poblador
    Dice Ilia Galán en el prólogo de este libro que Eliseo Bayo es un caso de precocidad intelectual, política y social. Escribió su primera novela a los 12 años, y a los 13 su primer ensayo político filosófico que tituló El Cisma de Occidente. A los 18, se presentó al Premio Boscán ... Ver más sobre el autor

Booktrailer

Contenidos

PRÓLOGO
El profeta de la libertad y su verbo (por Ilia Galán) 15
Cuerpo de identidad 23
I | Insomnios del Prisionero Dar Vida fingiendo a cambio de Muerte 25

En la celda donde me tienen preso 27 He sido feliz en este recinto donde 28 Oía a los carceleros comentar intrigados 29 Alguna vez es verdad nos sorprendieron 30 Grité yo cuando ellos entraron 31 Ningún día faltaste a tu cita conmigo 32 Nunca había visto ni olido las flores 33 En el arco de su caída la piedra 34 Lo más obstinado es el silencio llamado 35 No creas que la tristeza es el vestido 36 Barruntado entre barrotes 37 Hace una semana que no vienes a visitarme 38 No has venido pero te he ganado 39 Los carceleros no te han visto nunca 40 El carcelero me prohibió hablar durante años 41 Sólo los presos jóvenes se suicidan 42 Casi siempre el misterio es flor 43 De todas las vidas que no pude tener 44 Lo doy todo por vivido 45 La incógnita lleva tu nombre en mitad 46 La paciencia es la forma de mi costumbre 47 Discernir no sé si lo que conjeturo 48 Tu creación no va mucho más allá 49 Todo es trigo limpio en el cuenco 50 Allá donde los árboles nacen sólo 51

II | Siete veces siete Noticia del día tras haber dado la vuelta al sol 53
En la rotundidad de la apariencia reside 55 Solo el preso en el fondo de la caverna 56 Mis palabras y mis pasos sonaban a cántico 57 Del suelo de piedra que ni las ratas 58 No puedo esperar un fruto rápido de la tierra 59 Del corazón a borbotones roto brota 60 No para valorar tus prendas aguardan 61 No cabe mucha gente en las habitaciones 62 No era tributo sino desafío 63 Lugar del Solitario lugar del Sol 64 La vejez del Ausente se mide 65 Golpe galope encuentro 66

III | Todas las enfermedades empiezan El corazón asediando 67
Cada desdén del desamor cada rasguño 69 La claridad es la vocación última 70 Todas las enfermedades empiezan 71 No daré esta mañana mi corazón 72 En el centro del laberinto el anciano 73
IV | Contigo en la celda y Tú conmigo 75 Cada noche me ofreces la cosecha del día 77
Te miro a veces dormida en mi cama 78 Qué he de abrazar si no estás tú 79 Tu piel será mi abrigo 80 Pondré mis pasos sobre los tuyos 81 En la exigua celda todos los paisajes caben 82
V | Regreso a la Sombra 83
Se llenó los pulmones del humo 85 Cómo te he castigado mi pobre 86 A fin de cuentas hemos sido compañeros 87
VI | Lo peor aún no ha llegado 89
Recorre el asiento de la injusticia 91
Lo peor aún no ha llegado 92 Los días de niebla borran las fronteras 93 El pirata escondió el cofre vacío 94
VII | Echó sal el enemigo en los campos de la memoria 95
Echó sal el enemigo 97 Los castillos en la arena más sólidos 98
VIII | Epílogo del Signo Mudo 99
Fabrico pesadumbres como la araña su tela 100 Deambulo una y otra vez por los caminos 101 Hundidas en la arena las ruedas de los carros 102 Todo lo que llamaste a ser Jardín 103 A tientas en la orilla del último río 104 Qué quedará de todo esto 105
Post Scriptum 107