Boutique de poesía

EL ‘BARRO DEL PARAÍSO’ DE ALFREDO PÉREZ ALENCART. COMENTARIO DE CARMEN CRISTINA WOLF

Me sumerjo en la lectura del libro Barro del Paraíso de Alfredo Pérez Alencart, editado por Ars Poética, España 2019, con la misma devoción que sentí cuan llegó a mis manos Cristo del Alma, poemario que me envió Alencart por correo y que me produjo una inmensa alegría. Este libro abre página con una inscripción que dice así: “Solo un poeta-profeta como Jesús pudo hacer girar más rápido la rueda de la historia hasta cambiar el mundo desde su divina sensibilidad (…) Dejo subir a esta Arca para otro diluvio unos versos que embalsama odio cualquiera, pero que también impele a testificar contra las zarpas de la injusticia.” (…).

El poema II de Cristo del Alma hace que me vea en mi ser más íntimo y me uno a esta petición cuando dice: “Adviérteme si mi corazón no amanece en su sitio y no sabe defenderte con toda tu realidad posible”. Hoy siento honda emoción al leer Barro del Paraíso, libro al que solo puedo llamar una ofrenda del alma:

Donde fluye Tu sangre empieza la humanidad / del barro sediento del hombre, su muralla desdoblándose / para que aparezca la chispa donde viéranse / tus manos ubicuas junto al grano de mostaza cuyo grosor / aumenta por la raíz amarrado a tu destino. Fragmento del poema Ofrenda en libación.

En cada verso de este poemario me detengo, pues un volcán de sentires se me agolpan. Alencart escribe que él liba la emanación de la sangre de Cristo “para desentumecer los maderos”. Intuyo que también son los maderos que cargamos los seres humanos en nuestro “desierto interior”, ese vacío que no logramos llenar con cosas materiales, ni con logros, ni con halagos. La copa del poeta no se llena aunque “guarda rastros del agua convertida en vino / del vino convertido en sangre y de la sangre convertida en manantial que riega palabras”.

Ver libro