Boutique de poesía

La mirada de Pedro Lecanda al universo en DE GRAVEDAD Y GRACIA – Pedro García Cueto

Ese afán de hacer del poema un paisaje está en el libro, observador minucioso del mundo, Pedro Lecanda sabe mirar lo que le rodea, no solo el exterior sino también el interior, los pleamares de esos seres que viven la vida cotidiana, y la memoria, el tiempo del ayer, lo ancestral está presente, porque en los poemas de Pedro vive también el ayer, los seres dejados atrás, reviven en su poesía, hay un afán de restituir aquello que es memoria, volver a escuchar el eco del pasado, una búsqueda por el ayer muy necesaria.

El poema termina diciendo: “La memoria se vuelve desbocada”, porque en el afán del recuerdo todo cobra vida de nuevo, todo esplende otra vez, podemos ver aquellos que ya no vemos, podemos escuchar los ecos de un tiempo ido para siempre.